España-Polonia: Esta Noche Gran Combate

pepu1

No me gusta hacer perder el tiempo a nadie, así que si lo que espera es leer un post haciendo loas a Gasol por su juego contra Polonia aquí tiene toda una serie de artículos donde podrá leer lo que quiere leer y que sea la confirmación de lo que piensa. Es decir, podrá volver a revisar mentalmente todo aquello que ha visto y ahora piensa, refrendado por otros articulistas de más prestigio que yo, por supuesto:

http://www.mundodeportivo.com/baloncesto/eurobasket/20150912/201659438338/eurobasket-espana-polonia-seleccion-pau-gasol-80-66.html http://deportes.elpais.com/deportes/2015/09/13/actualidad/1442159495_862904.html http://www.marca.com/2015/09/12/baloncesto/eurobasket/espana/1442010375.html

Una vez revisados sus pensamientos, y si quiere seguir leyendo, le tengo que hacer una advertencia: yo pienso que Pau Gasol es el mejor jugador europeo de todos los tiempos. Ya sé que cada década tiene sus referentes lo que condiciona esta elección por cada aficionado. Así que, salvo que alguien lo compare con Toni Kukoc, que tiene un palmarés un poco mejor que el de Sant Boi, me quedo con Pau por ser de aquí. Dicho todo esto vayamos al grano:

La mayoría de los carteles de boxeo antiguos tenían escritos entre sus líneas estas coletillas: “Esta Noche Gran Velada” o “Esta Noche Gran Combate”. El boxeo es lo que tiene, al ser una actividad minoritaria debe anunciar cada uno de sus eventos como si fuera el mejor que podrá ver usted nunca. Pero, más allá de la publicidad hay que bajarse al pozo y saber que si uno quiere ser boxeador le van a ocurrir dos cosas: la primera es que le van a soltar una hostia en la cara para que sepa de qué va esto y, así, aprenda a superar el miedo ancestral a lo que le pueda pasar y tenga presente desde el primer momento que tras un leñazo uno debe aguantar y levantarse. Luego, si usted no ha salido corriendo y cangándose en todo por lo que le acaban de hacer, ya que usted iba a aprender a dar, pero no a recibir, la segunda cosa que le van a hacer es que le van a pesar. Y a partir de aquí empezará a entrenar.

Bueno, pues resulta que un amigo mío estaba trabajando y no pudo ver el partido. Cuando estaba en un descanso me llamó y me preguntó cómo había quedado y yo eufórico le dije que 80-66 y él me contestó: “Lo normal. ¿No?” Yo le dije que no, que había sido un partidazo: “Un gran combate”, “Dramático”, y no sé cuantos adjetivos mas. Pero él me volvía a contestar a cada uno de los adjetivos con los que definía el partido: “Ya, pero era Polonia. ¿No?” Uno por uno a cada adjetivo, sin descanso: “Ya, pero era Polonia. ¿No? Pues lo normal.”

Mi amigo me dijo que me calmará, que el domingo vería el partido y ya me contaría. A mí no me había hecho gracia que me bajara del limbo donde estaba y a él no le había hecho gracia que le contará que había visto un gran partido de la selección española de baloncesto, que es campeona del mundo, medalla de plata dos veces seguidas en los JJ.OO., ganadora de dos Europeos consecutivos también y cuyo tronco principal de jugadores son cuatro jugadores que han pasado por la NBA (+ Claver); contra Polonia. P O L O N I A.

Hasta aquí todo correcto. Lo que me contó mi amigo al día siguiente no me hizo tanta gracia porque lo vio alejado de la tensión del directo y no como yo que lo sufrí. Me dijo: “la selección de Polonia le aplicó un fuerte correctivo a la selección de Scariolo porque no hizo sus deberes correctamente. Polonia hizo una gran defensa sobre Gasol que le obligó a salirse de sus lugares habituales para brillar como la gran estrella que es consiguiendo hacer sus números desde posiciones no habituales y se fue al descanso con 15 puntos sin fallo. Y terminó anotando seis de siete en triples. Vamos que se puso a jugar de “Rudy” y pasó de jugar de pívot, desajustando  a todo el equipo que no atinaba a encontrarle ni en el poste alto ni en el bajo, ni evidentemente a encontrarse ellos mismos. Y menos mal que lo hizo así porque si no, los polacos estarían preguntándose qué especie de apisonadora les había pasado por encima que le habría ganado de cuarenta. A la selección, o más bien a Scariolo o a los dos, les soltaron una buena hostia en el primer cuarto y no supieron rehacerse hasta el último cuarto, en el cual Scariolo dijo que ya estaba bien de tonterías y todos a defender, es decir, a golpear como lo que son: jugadores de baloncesto de la selección nacional española.”

Scariolo y Gasol hacen un buen tándem. Yo pongo el equipo a tu disposición y tú… ¿no sé? Le dará entradas gratis para ver a los Bulls… o yo que sé. Una selección, en la que se habla más de un jugador y de una individualidad que del juego de E Q U I P O, es que no está practicando BA-LON-CES-TO.

Por cierto, mi amigo me llamó al trabajo al día siguiente. Me había tocado guardia con el helicóptero, recorriendo esos montes de Dios, y no había podido ver ningún partido. Estaba todo excitado y no paraba de decirme que Jonas Maciulis había conseguido cincuenta de valoración para permitir que Georgia perdiera solo por cuatro ante Lituania: 85-81. Yo le contesté que ya… que Georgia, ¿no? Pues, lo normal.

Se me olvidaba. La segunda cosa que te hacen cuando aprendes a boxear es pesarte. Porque permite discriminar la categoría de los contrincantes. Impidiendo que se enfrente dos púgiles de distinto peso. Porque si un peso pesado (y si es campeon más) se enfrenta a un pugil medio súper welter, por mucho que sea polaco, este tiene todas las de perder.

Orofino33

En twitter @orofinosincausa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s